Características
Espiroquetas de espirales finas con extremos acabados en gancho, Células de 0,1 a 0,2 um de diámetro y de hasta 20 um de longitud. No visible mediante microscopía óptica directa a no ser que se tiña con impregnación argéntica o métodos inmunofluorescentes. La microscopía de campo oscuro revela la motilidad rotacional y direccional por medio de flagelos periplásmicos.
 
Identificación
Es posible la microscopía directa de la sangre y la orina, aunque es difícil de interpretar. Las leptospiras pueden crecer, aunque con dificultad, en medios que contengan sueros especiales. El diagnóstico serológico es habitual.
 
Enfermedades
Leptospirosis o enfermedad de Weil en seres humanos y animales.
 
Transmisión
La leptospirosis en los seres humanos es una zoonosis, en la que los huéspedes habituales son los roedores, los murciélagos, las vacas, las ovejas, las cabras y otros animales domésticos. Las leptospiras excretadas en la orina contaminan el alimento y el agua. La infección se produce por contacto ya sea de origen laboral (p, ej., poceros, granjeros, trabajadores en mataderos) o recreativo  (p. ej., remo, windsurfing en aguas interiores). Los microorganismos pueden penetrar a través de la piel intacta y de la conjuntiva.
 
Patogenia
Tras la invasión inicial se produce una diseminación hematógena a la que sigue la localización de los microorganismos en diversos órganos como el hígado y el riñón. La infección subclínica es habitual en áreas endémicas.
 
Tratamiento
Penicilina; tetraciclina o eritromicina en pacientes alérgicos a la penicilina.
 
Prevención
La enfermedad puede evitarse tras la exposición mediante penicilina o doxicilina.
 
Fuente: Microbiología Médica. Mims-Playfair-Roitt-Wakelin-Williams. Mosby.