Características
Bacilo gramnegativo aerobio, móvil mediante un flagelo polar. Capaz de utilizar una amplia variedad de fuentes de carbono y energía y de crecer a temperaturas muy diferentes. No crece en condiciones anaeróbicas (excepto cuando se proporciona nitrato como aceptor terminal de electrones).
 
Identificación
Crece con facilidad en medios habituales, incluidos medios selectivos que contienen bilis. Produce colonias iridiscentes irregulares y un olor característico. La mayor parte de las cepas producen un pigmento azul verdoso (piocianina; solo en P. aeruginosa) y un pigmento amarillo-verdoso (pioverdina). La producción de pigmento se potencia en medios especiales (A y B de King). Oxidasa posltivo y oxidativo en la prueba de Hugh y Liefson.
 
Enfermedades
P.  aeruginosa es un agente patógeno oportunista que puede infectar a casi cualquier zona del cuerpo si existe la condición predisponente adecuada. Infecta la piel y las quemaduras, es un agente patógeno pulmonar importante en la fibrosis quística y puede causar neumonía en pacientes intubados. También puede causar infecciones de la vía urinaria, septicemia, osteomielitis y endocarditis.
 
Transmisión
Forma parte de la flora intestinal normal en un pequeño porcentaje de personas normales sanas y con mayor frecuencia en pacientes hospitalizados. De este modo, puede producirse una infección endógena en pacientes inmunodeprimidos, P. aeruginosa esta ampliamente distribuido en áreas húmedas del ambiente; los pacientes suelen infectarse por contacto, directo o indirecto, a partir de zonas del ambiente contaminadas.
 
Patogenia
Se han identificado diferentes factores de virulencia, incluida la endotoxina y la exotoxina A, que actua como inhibidor del factor de elongación en la síntesis proteica eucariota. El limo extracelular (sobre todo producen cantidades masivas de alginato de forma específica en pacientes con fibrosis quística) ayuda a evitar Ia fagocitosis. Los pigmentos pueden tener importancia en la patogenicidad y la pioverdina actúa como un sideróforo.
 
Tratamiento
Resistente a los agentes antibacterianos; P. aeruginosa es sensible sólo a los aminoglucósidos y a algunas cefalosporinas y el imipenem. Las cepas incluidas dentro de la especie pueden también adquirir resistencia a estos agentes. Es posible que la inmunoterapia con anticuerpos monoclonales antiendotoxina sea importante en el futuro en las infecciones graves.
 
Prevención
La prevención depende de una buena práctica aséptica en los hospitales y de la evitación de tratamientos y profilaxis antibióticas de amplio espectro innecesarias o prolongadas. Se han probado vacunas experimentales en pacientes quemados, pero su utilidad es dudosa.
 
Fuente: Microbiología Médica. Mims-Playfair-Roitt-Wakelin-Williams. Mosby.

Identificación Bacterias

: 6 + 3 =