La especie más importante, V. cholerae, causa el cólera. V. parahaemolyticus también causa una enfermedad diarreica.
 
Características
Bacilos gramnegativos curvos, muy móviles mediante un solo flagelo polar. Capaz de respiración aeróbica y anaeróbica. Muchas especies toleran la sal (NaCl); algunos requieren sal.
 
Identificación
Crece en medios alcalínos (puede seleccionarse de otros componentes de la flora intestinal en agua con peptona alcalina). Oxidasa positivo. Crece en medios con tiosulfato, citrato, sales biliares y sacarosa (TCBS) para formar colonias amarillas (V.cholerae) o verdes (otras especies). V. cholerae se muestra sensible a 0129 (agente vibriostático); V. parahaemolyticus suele ser resistente. Para una identificación completa son necesarias pruebas bioquímicas y el uso de antisueros específicos.
 
Enfermedades
Cólera causado por V. cholerae. V. parahaemolyticus causa una enfermedad diarreica. Otras especies (p. ej., V. vulnificus, V. alginolyticus) pueden causar infecciones de la herida.
 
Transmisión
V. cholerae es un agente patógeno humano; no hay reservorio animal, pero el biotipo El Tor sobrevive mejor en el ambiente inanimado que el V. cholerae clásico. La infección se adquiere a partir del agua (habitual) o los alimentos (a veces) contaminados. La infección por V. parahaemolyticus se adquiere a partir del consumo de pescado y marlsco contaminados.
 
Patogenia
V. cholerae posee varios factores de virulencia (p. ej., motilidad, mucinasa, adhesinas y, la más importante, enterotoxina). La toxina de la subunidad codificada en el cromosoma que produce después de que la célula se une a los enterocitos entra en las células y se une a receptores de gangliósido, activando la adenilciclasa y provocando una pérdida de líquido, lo que da lugar a una diarrea acuosa masiva. V. parahaemolyticus produce una citotoxina (que también hemoliza los hematies humanos: la prueba de Kanagawa).
 
Tratamiento
Para el cólera, la reposición hídrica (rehidratación oral: RHO) es de vital importancia. La tetraciclina acorta los síntomas y la duración del estado de portador. Para la diarrea por V. parahaemolyticus no está indicado un tratamiento especifico.
 
Prevención
La prevención del cólera depende de la provisión de agua para el consumo limpia (clorada) y una adecuada retirada de las excretas. Se dispone de una vacuna de célula completa, pero de uso limitado (se están desarrollando nuevas vacunas). La infección por V. parahaemolyticus puede evitarse cocinando adecuadamente el marisco.
 
Fuente: Microbiología Médica. Mims-Playfair-Roitt-Wakelin-Williams. Mosby.